Sistemas Operativos Monousuarios

Los sistemas nonousuarios permiten solo un ususario. Pero puedan utilizar la máquina distintas personas. Significa que el sistema no distingue a distintos usuarios con distintos privilegios. Todos los usuarios de la máquina pueden realizar las mismas tareas y controlar todos los recursos: instalar, borrar, crear, etc. No existe un administrador del sistema que tenga todos los privilegios y que se diferencie de los usuarios habituales. La seguridad es muy escasa porque cualquier usuario (de forma intencionada o no) puede destruir datos y hasta el propio sistema.

Este es el caso de los sistemas operativos más antiguos como MS-DOS y algunos más recientes como la serie Windows 95/98/Me de Microsoft o MacOS (antes de MacOS X) de Macintosh. En estos sistemas no existe una diferenciación clara entre las tareas que realiza un administrador del sistema y las tareas que realizan los usuarios habituales, no disponiendo del concepto de multiusuario, un usuario común tiene acceso a todas las capacidades del sistema, pudiendo borrar, incluso, información vital para su funcionamiento. Un usuario malicioso (remoto o no) que obtenga acceso al sistema podrá realizar todo lo que desee por no existir dichas limitaciones.