Los agradecidos te acompañamos, Fidel

Categoría: Noticias Publicado: Lunes, 05 Diciembre 2016 Escrito por Comunicación

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Por: MS.c Ailyn Hernández Milanés

Pensar en Fidel se hace hoy más necesario que nunca. Hace 14 años tuve la oportunidad de estar junto a él por más de 7 horas en la Escuela Salvador Allende de La Habana, donde cursé mi primer año de la universidad. Compartimos criterios, recorrimos la escuela, me preguntaba ansioso por conocer más, le respondía, queriendo saldar sus inquietudes de joven universitario eterno, ya la conversación se tornaba más cercana, más en confianza, nos reímos mucho después de tantas lágrimas mías por la emoción de tenerlo frente a mí. Con su figura de gigante y su barba grisácea y tupida que rozó mi rostro para regalarme ese beso que jamás podré olvidar. Sus manos finas y cálidas junto a las mías: pequeñas y nerviosas por el momento y la dicha aquella que tantos cubanos han deseado tener a lo largo de sus vidas y que la realidad actual nos dice que ya no será posible.

Quiso la vida que luego, en dos ocasiones más, volviéramos a encontrarnos y me reconociera como la Celia del siglo XXI y volviera a experimentar esa sensación de joven enamorada de los besos de Fidel. No puedo recordarlo de otra forma que amándolo siempre y siéndole fiel. Fidelidad que se traduce en hacer lo que nos toca, pero hacerlo extraordinariamente bien desde la trinchera en la que nos encontremos; en la Universidad, en el barrio, desde las organizaciones políticas y de masas a las que pertenecemos y que fueron creadas por él. Esa será la mejor forma de demostrarle al mundo que tú, él, ellos, ustedes y yo somos FIDEL, los agradecidos que lo acompañaremos siempre.

El compromiso es doble porque Luchar por una utopía es, en parte, construirla, así expresó el líder histórico de la Revolución Cubana: nuestro Eterno Fidel, quien regaló a sus compatriotas, a través de su vida ejemplar, la certeza de que podemos batallar y vencer. Pero solo era posible hacerlo teniendo la dicha de haber nacido en una Cuba formada por Fidel; Una Revolución de los humildes, por los humildes y para los humildes. Solo podría ser con la guía de un hombre como Fidel Castro, ese líder árbol, el tronco de 90 nudos que orbitan el agosto del 1926.

Fidel, nuestro Fidel, tiene una fortuna inmensa y no es reciente, la ha acumulado durante su larga existencia de revolucionario. La conforman las virtudes que lo han hecho grande: su optimismo capaz de superar cualquier obstáculo, su permanente combatividad, su resistencia a toda prueba, su solidaridad incondicional, su profundidad de análisis del presente y el futuro y su seguridad en la victoria.

Victoria que se construye y se seguirá construyendo sobre la base del esfuerzo de todo un pueblo al que orgullosamente pertenezco: al cubano. Y como parte de él solo puedo decir que mi compromiso crece con el accionar diario y con la certeza de creer en las nuevas generaciones de cubanos que no fallarán jamás. La dicha maravillosa de haber nacido en Cuba, la Cuba de Fidel, que es la que además guiará cada uno de mis pasos en el presente y el futuro.

Y es que hay una alta recompensa para quien lo vio, quien lo escuchó; ese siempre apreciará los anclajes de esta isla inmune a los vaivenes. Quien va a su lado halla un camino seguro al mejor horizonte con una brújula llamada, simplemente Fidel, porque sin lugar a dudas, hoy los agradecidos te acompañamos.

             Facultad de Humanidades - Dpto. Comunicación Institucional

Visto: 2527