Por: Lic. Angela María Moreno Carrillo.

Este 10 de octubre se cumple un aniversario más del inicio de las luchas libertadoras en nuestro Oriental territorio. Recordando unos fragmentos del Comandante en JefeFidel Castro, valorando la actitud de Céspedes aquel glorioso día expresó:

“Céspedes no les dio tiempo a las autoridades, no les permitió a aquellos tomar la iniciativa e inmediatamente cursó las instrucciones correspondientes”.

Céspedes tuvo la clara idea de que el alzamiento no podía esperar demasiado ni podía arriesgarse a correr el largo trámite de una organización perfecta, de un ejército armado, de grandes cantidades de armas para iniciar la lucha, porque en las condiciones de nuestro país, en aquellos instantes, resultaba sumamente difícil. Y esa fue la decisión.

En el discurso pronunciado por  Miguel M. Díaz-Canel Bermúdez, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, en el acto político-cultural por el Aniversario 150 del inicio de las luchas de independencia, en La Demajagua citaba a Fidel cuando dijo: «...en Cuba ha habido una sola revolución: la que comenzó Carlos Manuel de Céspedes el 10 de octubre de 1868.  Y que nuestro pueblo lleva adelante en estos instantes».

En Demajagua, el ingenio donde Carlos Manuel de Céspedes dio el primer grito por la libertad de Cuba, cientos de pobladores de la provincia de Granma conmemorarán este 10 de octubre el comienzo de la primera guerra por la independencia nacional y la abolición de la esclavitud.

Es por eso que los estudiantes universitarios son los protagonistas de las transformaciones que se llevan a cabo día a día por la Revolución. Dignos herederos del legado de Céspedes y Fidel.